domingo, 28 de junio de 2020

Diabolik Lovers More, More Blood Vol 5: Yuma Mukami

Cv: Tatsuhisa Suzuki


Track 1: Regalo


Yuma: *entra*. Oh, cerda. Así que estabas en mi habitación. Justo a tiempo, me dieron algo increíble y quería mostrártelo. Pues me llegó esto de parte de Karl Heinz-sama. Sí,

es un reloj de arena, es la primera vez que me dan uno. En la carta que venía con este dice que es tanto para ti como para mí, ¿pero por qué esa persona nos dio esto? No lo entiendo bien, pero puede que sea para festejar que somos una pareja. Jaja, tienes razón. Es un regalo de parte de Karl Heinz-sama, a quien respeto mucho, es obvio que estoy feliz.


Yuma (1:05): La verdad es que siempre estuve preocupado, ya que debido a que estamos juntos rompimos el futuro que él deseaba. Aunque sin importar lo que alguien más diga no pienso dejarte. Pero... en cierta parte de mi corazón sentía que  había decepcionado a esa persona, que no había correspondido a sus expectativas... Así que cuando pensé que ahora nos estaba felicitando me sentí agradecido. Aunque todo esto solo es lo que yo imagino, con esta carta no me basta para entender qué es lo que realmente está pensando. 


Yuma (2:04): ¿Ah? ¿El reverso? Oh... es cierto, tiene algo escrito. Veamos... ¡...! ¿En serio? Parece que esto no es un reloj de arena normal, si lo das vuelta puedes regresar en el tiempo, es un reloj de tiempo del mundo demonio. Como se mueve con magia parece que su límite de usos ya está decidido... Nos dio algo bastante peligroso. Ciertamente, los regalos de esa persona siempre son de gran escala. En verdad da la impresión de ser alguien increíble. Este tipo de cosas lujosas no van conmigo.


Yuma (3:05): ¿Qué? ¿Te gustó? Entonces te lo doy, toma. Sí, no sería algo que apreciaría, así que es mejor que tú lo tengas, ya que es... algo bonito. Sí, asegúrate de no perderlo. Oh, y ten cuidado de no darlo vuelta, ya que volverías en el tiempo. Aah, ¿en verdad tendrás cuidado? Como siempre eres torpe y despistada me preocupas. No, lo eres, y en eso no has cambiado desde que nos conocimos. ¿Recuerdas que cuando recién llegaste te comiste sin permiso uno de mis sugar-chan?


Yuma (4:06): ¿Lo recuerdas? Al principio te asustábamos mucho, pero luego comías sin permiso la comida de los demás. No sé si estabas demente o si eras persistente. Ah, ahora que recuerdo también pasó eso, cuando succioné tanta sangre que colapsaste en la escuela, ¿no? Como tenías una expresión terrible en la enfermería no tuve de otra que compartir un sugar-chan contigo de esta forma *te da un cubo de azúcar boca a boca*. 


Yuma (5:00): Te lo di de comer boca a boca, ¿no? Lo recuerdo perfectamente. Jaja, sí, sí, como pusiste esa expresión de sorpresa no sabía si lo estabas disfrutando o no. Oh, también recuerdo haberte dado de comer un tomate, aunque solo lo puse en tu boca a la fuerza. ¿Ah? ¿Vas a quejarte ahora? Te di de comer uno de mis tomates, así que no digas que fue asfixiante. De hecho, aquella vez fue tu culpa por quedarte callada y hacerme enojar, fue un castigo por haber hecho. Cuando lo recuerdo así me la paso dándote de comer. ¿Ah? ¿Me gusta cuidar de los demás?


Yuma (6:05): Oh, también pasó eso... si lo mencionas no puedo contestar cuando me dices que me gusta cuidar del resto. ¿Fue cuando colapsaste por la fiebre? Tenías tu cara roja y deambulabas por los pasillos. Iba a ser un problema que te murieras así que no tuve de otra que prepararte un estofado. Pero esa vez lo hice porque yo quería comer, no lo hice por ti, te lo dije también esa vez, ¿no? Y aún así te la pasaste quejándote con prepotencia de que el estofado estaba mal hecho o que los trozos eran demasiado grandes. Es cierto que no dijiste nada, pero tú cara parecía decir eso. Desde que te conozco has sido una debilucha. Oh y desde el principio has sido débil ante mis colmillos.


Yuma (7:08): No, claro que sí. Cuando te muerdo pones de inmediato una cara de placer, eras la primera en desear mis colmillos. No, no me equivoco, admítelo, eres débil ante mis colmillos, desde que nos conocimos... e incluso ahora. También fue así cuando succioné tu sangre en la ventana, ¿no? A pesar de que podían verte de igual forma pusiste una expresión sucia. Je, ¿ves? No puedes negarlo, eres débil ante mis colmillos.


Yuma (8:00): Que persistente, solo admítelo. ¿Aún no vas a admitirlo? A veces eres inesperadamente terca. Bien, entendido, entonces compitamos. Sí, aunque primero ven aquí y siéntate, voy a explicártelo *te sientas*. Escucha, aunque sea una competencia no es una en la que vayamos a golpearnos, sino que succionaré como siempre, pero si en ese momento empiezas a desear que siga tendrás que admitir que eres débil ante mis colmillos. Nada de ''eeeh''. Si en verdad no eres débil, entonces podrás aguantar, ¿no? ¿Una fecha límite? Dices algo bastante atrevido. Rayos...


Yuma (9:08): No tengo opción. Entonces una semana, si durante ese tiempo terminas deseándome perderás y si aguantas habrás ganado. Ja, ¿entonces crees que podrás aguantar? En tal caso empecemos la competencia. Creo que sería mejor que lo admitieras obedientemente, mientras más se alargue esto más difícil será para ti. Ya que voy a molestarte tanto que no podrás evitar desearme. Primero clavaré mis colmillos en tu cuello y succionaré tu sangre *muerde*.


Yuma (10:18): En verdad lloras con una linda voz. Me estoy conteniendo más que de costumbre y ya pareces disfrutarlo. Pero esto no es nada para ti, ¿verdad? Entonces intenta aguantar más. Jaja. Esto no es nada, te lo dije, ¿no? Que iba a molestarte un montón. Pero en verdad eres una mujer a la que le quedan bien las marcas de colmillos. ¿Hm? ¿Te duele si te toco allí? Pero a ti incluso este tipo de estímulos te estremecen, ¿no?


Yuma (11:12): No te dejaré negarlo, ya que por más que lo hagas tu cuerpo dice que estás feliz *beso*. ¿Ves? En verdad estás feliz. Ahora que lo recuerdo, también te gustaba esto *beso*. Jejeje, reaccionas de una forma divertida. Pensar que te excitarías solo porque besé tu oreja, te has vuelto bastante lasciva. Al final tu cuerpo no puede ganarle al placer. Oye... quieres más, ¿no? Entonces solo dilo. Es sencillo, ¿no?


Yuma (12:18): Que caprichosa. Entonces, ¿qué tal esto? *mordida* ¿Qué tal? Solo te mordí un poco, pero ya debe de haber estremecido todo tu cuerpo. Jaja, esa cara, parece que estás bastante excitada, ni siquiera puedes responder bien. Si succiono una vez más vas a... *sacas el reloj de arena* ¿Ah? ¿Qué demonios? ¿Qué planeas hacer al sacar el reloj de arena? *das vuelta el reloj* ¡Ah! ¡¿Acaso has?! *el tiempo empieza a volver atrás* ¡¿Ah?! 


Yuma (13:12): ¿Ah? ¿Qué acaba de....? ¡...! T-tú, acabas de usar el reloj de arena, ¿no? Entonces, ¿el tiempo volvió atrás? ¿Por qué luces confundida su tú lo usaste? Esta sensación, de seguro el tiempo volvió atrás. La ropa que removí volvió a la normalidad y no tienes marcas de colmillos. Eso significa... que en verdad regresamos a antes de que succionara. Maldición... ¡Regresaste cuando estaba en el mejor momento! Ngh... Un poco más y te habría hecho caer. ¿Uhm? De hecho... ¿ese era tu objetivo? ¿Usaste el reloj de arena porque estabas a punto de perder?


Yuma (14:16): Tsk, ese fue un truco sucio, no pensé que ibas a usarlo de ese modo. No debí habertelo dado tan a la ligera. Bueno, da igual, solo queda empezar desde cero. Esta vez succionaré tan intensamente que no tendrás tiempo de usar el reloj de arena. Ahora incluso si me pides que me detenga no lo haré *huyes*. ¡Ah! ¡Oye! ¡¿A dónde vas?! ¡No te dejaré escapar! ¡Espera!




Track 2: En la sala de clases junto a Yuma


Yuma: Aah... ¿Hm? Ngh... ¿Ah? Eres tú. ¿Qué hago? La tarea de ayer. Cuando le dije al profesor que no la había hecho me dijo que no me fuera hasta acabarla. Podría ignorarlo e irme, pero entonces sería Ruki el que me molestaría, así que estoy copiando la suya. Está bien, si la hiciera por mi cuenta no acabaría nunca. No, terminaré pronto, así que espérame. Me pidieron que hiciera las compras, así que volvamos juntos.


Yuma (1:00): Oh, ahora que recuerdo Kou dibujo tu rostro enojado y era tan feo que me daba risa, voy a mostrártelo *lo busca y se caen algunas cosas*. Esto... ¿dónde lo dejé? ¿No está? ¿A dónde se fue? Pensé que lo había puesto aquí... ¿Ah? ¿Alrededor del pupitre? Que molesta, no he desordenado tanto como para tener que ordenarlo. Además, cuando no puedo uso el pupitre de al lado, así que no me causa problemas. Sí, la mitad de las cosas que están allí son mías, lo pido prestado cuando me falta espacio. Está bien, siempre me lo presta con una sonrisa. No tienes que limpiarlo, es su pupitre, así que déjalo.


Yuma (2:06): Da igual el pupitre de alguien más, es un fastidio limpiarlo *empiezas a limpiarlo*. Te dije que no tienes que hacerlo, ¿por qué te preocupas tanto por otro hombre? Tú eres mi mujer, ¿no? Entonces no pienses en alguien aparte de mí. ¿O acaso también eres amable con este hombre para luego engañarme con él? ¿Acaso no puedo complacerte? Entonces déjalo, me molesta, así que deja de limpiar. Además, no has olvidado nuestra competencia, ¿verdad?


Yuma (3:02): Dije que iba a molestarte hasta que desearas mis colmillos, ¿no? ¿Te parece bien mostrarme tu espalda? ¿Te diste cuenta? De lo que voy a hacerte. Te castigaré por pensar en alguien más. Voy a castigarte para que no vuelvas a hacer esta estupidez. No te servirá de nada resistirte, ya que te estoy abrazando desde atrás, no te dejaré escapar. Vamos, pon tus manos en el pupitre. Entonces, ¿desde dónde debería succionar? Por ejemplo, ¿debería morder tu garganta con todas mis fuerzas? 


Yuma (4:04): ¿No quieres? ¿Entonces en tu pierna? ¿Debería clavar mis colmillos en tus suaves muslos? También podría ser en la entrepierna. Siento que podría succionar un montón de dulce y fresca sangre. Aunque considerando la zona que es sería bastante vergonzoso. Pero suena irresistible el succionar mientras veo tu rostro sonrojado intentando soportarlo. ¿Ah? ¿Tampoco quieres en la pierna? Eres muy caprichosa al decir que no quieres esto ni aquello, así no será un castigo. No tengo opción, voltea hacia acá. 


Yuma (5:01): Ahora siéntate encima mío. Ah... pasa tus manos por mi espalda y abrázame fuertemente, de lo contrario te caerás de la silla. Como te la pasas quejándote succionaré amablemente y... puede que el placer sea más duro de soportar. De hecho, tu cuerpo está muy caliente. A pesar de que aún no he succionado ya ha aumentado tu temperatura. ¿A este paso no podrías colapsar de una sola vez? Succionaré desde tu cuello. Concéntrate en como mis colmillos perforan tu cuello *muerde*.


Yuma (6:20): Tal y como pensé, esa fue una voz muy dulce. Esto aún no es suficiente, me tomaré mi tiempo en succionar. Fufu, con solo imaginarlo es irresistible, ¿no? Incluso si no dices nada puedo notarlo por tus expresiones. Empieza a desearlo tú misma, di que quieres que succione, de lo contrario no voy a soltarte. Tch... ¿Aún no lo dirás? Rayos, que caprichosa... Entonces ahora será aquí.


Yuma (7:18): Succionaré desde tu muñeca para que puedas ver perfectamente. Ahora aunque te moleste podrás saber que tanto tu cuerpo desea mis colmillos *muerde* *das vuelta el reloj de arena*. ¿Ah? ¿Qué es este sonido? ¡Ah! ¡¿Otra vez retrocediste el tiempo?! ¡Maldición...! ¡Baje la guardia...! *el tiempo vuelve atrás*


Yuma (7:57): *estás corriendo y Yuma te persigue* ¡Oye! ¡¿Hasta dónde planeas escapar?! Te atrapé... Empezaste a correr tan pronto volviste al momento antes de que empezara a succionar y gracias a ello llegamos hasta la ciudad. ¡Nada de ''es que...''! No, ya da igual, se me quitaron las ganas, así que seguiremos con la competencia en otro momento. Supongo que haré las compras y regresaré. Toma, te traje tu mochila. 


Yuma (8:43): Aunque no logro avanzar con la competencia, siempre que creo que voy a ganar logras resistir. Bueno, como estás usando el reloj de arena esto no es justo. De no ser por eso ya habría vencido. De todos modos, por ahora vayamos al supermercado. Hay que comprar los ingredientes de la cena y también condimentos. Oh, y hay que ir a la farmacia, se están empezando a acabar los vendajes de Azusa y hay que comprar unos nuevos. También debo ver herramientas para la huerta. No son para mí, sino unas más pequeñas para ti, es mejor que tengas algunas para cuando me ayudes en la huerta, ¿no? No necesitas agradecerme... Démonos prisa.



Track 3: Ayudando en la huerta


Yuma: Bien, vamos a empezar, ¿estás preparada? Oh, trajiste las herramientas que te compré. Bien, entonces te encargo la cosecha. He cultivado con cuidado estos repollos, si los dejo demasiado tiempo se pudrirán, así que será mejor sacar pronto a los que ya estén listos para ser cosechados. Quiero encargarte ese trabajo, ¿crees que puedas hacerlo? *empiezas a cosechar* Ah... ¿Qué estás haciendo? Tonta, una cosa soy yo, pero tú no puedes sacarlo con las manos. Los repollos tienen raíces gruesas, así que tienes que usar una hoz. Sí. Ah, ¿no sabes cómo? No tengo de otra, entonces te enseñaré.


Yuma (1:14): Te apoyaré desde atrás, así que voltea hacia la huerta. Escucha, tomas la hoz con una mano y con la otra tomas el repollo y confirmas su firmeza. Los que aún están blandos aún no están maduros, así que no los saques. Entonces cuando encuentras uno que esté firme dejas unas tres hojas alrededor, colocas la hoz en el la raíz del repollo y cortas. Bien, salió perfecto. Es más o menos así, sencillo, ¿no?


Yuma (2:04): ¿Por qué tienes la cara roja? No me digas que te sonrojaste solo por esto. Tienes unas reacciones tan torpes como de costumbre, normalmente hacemos cosas más increíbles. ¿O acaso imaginaste algo raro? Como que te atacaré desde atrás. Ja, no necesitas poner excusas, ya debes saberlo... lo que es ser tocada por un hombre. Puedo succionar tal y como deseas, pero ahora lo primero es trabajar en la huerta. Tranquila, luego de eso te acompañaré cuanto quieras. Entonces te encargo el resto, yo voy a ir a regar por allá, así que llámame cuando acabes.


*luego*


Yuma (3:20): Oh, ¿acabaste de cosechar? ¡Sacaste bastantes! Ahora estaremos un buen tiempo sin tener que preocuparnos por los repollos. Jeje, buen trabajo, voy a alagarte. Ahora lo siguiente será... pero antes... Oye, muéstrame tu rostro un momento. Nada de ''¿qué?''. Tienes tierra en tu frente, voy a limpiarte, así que quédate quieta. También estás sudando. ¿No sería mejor que te ataras el cabello? Voy a amarrarlo, así que date la vuelta, tengo una liga de repuesto, así que te la prestaré. Aah, tienes el cabello pecado a tu cuello por culpa del sudor, me sorprende que esto no te desagrade.


Yuma (4:26): Listo, así debe de de estar bien. Está un poco desordenado, pero aguántate. ¿Verdad? Haz eso cuando el cabello te estorbe, ya que no te ves mal con este amarrado. Por cierto, sobre lo siguiente... Hm... 


Yuma (5:02): Por alguna razón el olor a sudor es muy fuerte. Oye, no armes escándalo, no dije que apestes, de hecho... si te resistes de esa forma me dan más ganas de empujarte *te empuja*. Por alguna razón parece que tu sudor y el olor de tu cuerpo dañaron mi cerebro. Justo estaba sediento, así que déjame succionar. Ah, pero... maldición, aún estábamos a mitad de esa competencia. No tiene sentido hacer esto si tú no lo deseas. ¿Y qué tal? ¿No quieres mis colmillos? Vamos... ¿qué te parecería en tu clavícula? Puede que te dé en tu hueso y te duela, pero aún así succionaré para que sea placentero. Agradece, ya que tú eres la única con la que he sido y seré amable.


Yuma (6:25): Por eso... deséame más. ¿Otra vez no lo dirás? ¿En verdad no te motivarás a menos que succione? Bueno, da igual. Yo ya estoy llegando a mi límite. Lo haré violentamente para compensar todo lo de hasta ahora. Pero no pierdas el conocimiento, ya que lo haré hasta que empieces a pedirlo *muerde*.


Yuma (7:15): ¿Qué tal? Se siente bien, ¿no? Aunque aún no acabaré. Que bien por ti, cerda, probarás más de los colmillos que tanto amas. Asegúrate de llorar... ¡Ah! Otra vez vas a usar el reloj de arena *te lo quita*. Jaja, ¿qué tal? Te lo quité, ya no te dejaré usarlo *lo arroja*. Tu útil reloj de arena quedó a tus pies, ahora ya no podrás volver en el tiempo. Tiene un límite de usos, así que estoy ansioso porque se quede sin magia. Oh, y también, por si acaso...


Yuma (8:18): Voy a amarrar tus muñecas. Ahora no podrás huir ni usar el reloj de arena. Es difícil que algo amarrado con esta cuerda pueda resbalarse y es muy firme. Es muy útil para amarrar madera, así que me gusta mucho. Listo, terminé. Jejeje, en verdad te queda bien el ser retenida. Es una cuerda bastante gruesa y difícil de romper, así que puedes resistirte cuanto quieras *muerde*.


Yuma (9:25): Delicioso... Sabía que tú también estabas feliz, el sabor de tu sangre es prueba de ello. Ahora si succiono un poco más vas a... *intentas patear el reloj de arena* ¿Qué haces? Ah, pateaste el reloj de arena, ¿acaso crees que puedes darlo vuelta? Es imposible que eso salga bien--. ¡¿Qué?! ¡¿Está levantado del lado contrario al que estaba antes?! *el tiempo empieza a retroceder* ¡¡No bromees...!! *el tiempo retrocede*

Yuma (10:07): Ah... ¿regresamos...? Oh, es antes de amarrara tu cabello... ¡Eso significa que otra vez regresamos a antes de que empezara a succionar tu sangre! *huyes* ¡Ah! ¡Oye! ¡¡Espera!! 


Yuma (10:33): Maldición, huyó al interior de la casa... Bueno, da igual, su cuerpo ya debe estar en el límite y... ya me estoy empezando a volver incapaz de aguantar. Prepárate, la próxima vez no pienso dejarte escapar.



Track 4: Revelando la verdadera naturaleza


Yuma: Ah... Al fin te atrapé. No solo en la casa, sino que me evitas y huyes incluso en la escuela, pero si eres encerrada en el almacén no podrás salir tan fácilmente, ¿verdad? *te acorrala* Puse seguro en la puerta y detrás de ti hay una pared, esta vez logré acorralarte. Creo que ya lo sabes, pero hoy se cumplirá una semana desde que empezamos. Como te has estado escapando llegamos al último día. Ya no puedo aguantar más. ¡Por supuesto! Siempre que succionaba el tiempo volvía atrás. En resumen, significa que no he bebido ni una gota de sangre en toda esta semana.


Yuma (1:12): Nada de ''ya veo''. ¿Cómo puedes hacer que un hombre aguante tanto? Bueno, pero gracias a eso hoy iré con todo contra ti. Je... con solo tocarte un poco te pones muy sensible. El olor que emana de tu piel también es muy dulce. Parece que no sabes porqué estás así. Tonta, intenta pensarlo, por más que volvieras en el tiempo nuestros recuerdos permanecían intactos. Por eso incluso si tu cuerpo no ha sido mordido, el placer de esos momentos debe de permanecer en tus recuerdos. Y por eso tu cuerpo termina deseando las sensaciones que se mantienen en tu memoria.


Yuma (2:15): En resumen al igual que yo tú también te has estado conteniendo. Oye, ahora lo entiendes, ¿no? Tú no puedes evitar desear mis colmillos. Por eso deja de ser tan aburrida y se sincera *beso*. ¿Ves? Con solo besarte en la mejilla alzas una buena voz. ¿Qué tal en la oreja? Desde un principio es una zona sensible. Si te beso aquí será incluso más increíble. Puede que sientas tanto placer que ni siquiera podrías tener tiempo de usar el reloj de arena *beso*.


Yuma (3:20): ¿Ves? Solo te di un pequeño estímulo y ya estás tambaleándote. No te quedan fuerzas en tu cuerpo, ¿no? Tus piernas están temblando, parece que apenas puedes mantenerte en pie. Oh, te quedaste sin fuerzas en la cadera, bueno, da igual, puedo hacer más cosas si estás sentada, así que es conveniente. Jajaja, tienes un rostro tan erótico como siempre. Perfecto, sedúceme eróticamente, ya que te seguiré el juego. 


Yuma (4:11): Abre tu boca y muéstrame tu lengua. Mm, buena chica *beso*. No te asustes, fue solo una mordida leve, a ti también te gusta, ¿no? Uhm, estás empezando a ser más sincera, entonces dilo de una vez. ''Te deseo Yuma-kun.'' Desde antes, desde una semana, ¿no? Cada vez que te toco no puedes evitar que tu cuerpo se emocione, ¿verdad? Me pasa lo mismo, así que lo entiendo perfectamente. Yo también te deseo irremediablemente. En realidad debes de desear que haga un lío contigo. 


Yuma (5:19): Dilo. Deseame más posesivamente o de lo contrario parecería que solo a mí me gustas. ¿Qué tal? No te escucharé si hablas tan bajo. ¿O acaso hasta allí llegan tus sentimientos? Fufu... Sí, lo dijiste bien alto, pasaste.


Yuma (6:05): Aah, al fin lo dijiste. En verdad eres una mujer terca. Aunque esa parte de mí también me gusta, así que está bien. Te daré una recompensa por decirlo, yo tengo tantas ganas de succionar que creo que me volveré loco, así que no acabaré fácilmente con esto, por eso prepárate. En verdad las parejas tienen que estar en esta posición. De esta forma puedo ver todo de ti desde arriba y al verte recostada de espalda luces aún más deliciosa. Ahora, ¿desde dónde debería succionar? ¿O debería empezar a pensarlo luego de desnudarte por completo?


Yuma (7:03): ¿De verdad? No tienes de qué avergonzarte ahora. He visto tu delgado cuerpo hasta el cansancio. No tienes porqué deprimirte, te he dicho que eso no evita que me gustes, de hecho alégrate. Por supuesto, así que anímate, ya que ahora haremos algo bueno, así que no pienses en cosas de más. Solo concéntrate en mis colmillos. Aah... desde hace un rato que este dulce olor a sangre me está mareando. Tu pecho luce delicioso *besos*. En verdad es peligroso. Voy a darte tu esperada succión. Mira atentamente la zona en donde clavaré estos colmillos *muerde*.


Yuma (8:38): Oye, te dije que miraras, no apartes la mirada, recíbelo todo. No te dejaré decir que no puedes. Si te da tanta vergüenza, entonces manda a volar la cordura. No tienes nada que temer, yo estoy a tu lado. No me importa que tanto te corrompas, de hecho cédeme tu cuerpo e intenta seducirme. Me he aguantado mucho hasta ahora, así que podrías darme una recompensa por eso. Aún así, en verdad es malo... ¿Qué le sucede a tu sangre? Mientras más succiono más la deseo y creo que enloquecería si no la succiono.


Yuma (9:40): Puede que seas una de esas mujeres diabólicas a las que una vez que interactúas con ellas ya no puedes alejarte de estas. Aún no, esto no es suficiente *muerde*. 


Yuma (10:04): Hasta a mí me resulta increíble lo poco que puedo contenerme. A este paso podría succionar hasta matarte. Pero sería un desperdicio comerte de una sola vez. Debo saborearte lentamente y disfrutarte. ¿Uhm? ¿Tú también prefieres eso? Pensar que dirías eso... parece que en verdad estuviste conteniéndote. De hecho, ¿no quieres usar el reloj de arena? A este paso en verdad te devoraré. Jeje, me lo imaginaba. Al final esa es tu verdadera naturaleza. A pesar de que actúes como una santa, al final te dejas llevar fácilmente por el placer. Eres el tipo de mujer al que dan más ganas de ensuciar.


Yuma (11:06): Perfecto, ahógate. Así te amaré y desearé más salvajemente, por eso... No te contengas y vente.



Track 5: El reloj de arena está en las manos del ganador


Yuma: *succionando sangre* Ah... ah... ah... Oye, ¿estás bien? No parece que vayas a poder levantarte por un buen rato. No te fuerces, quédate recostada por un rato. También ponte esto *se quita su chaqueta y te la coloca*. No creo que mi chaqueta haga una gran diferencia, pero es mejor que nada. Aún así, puede que sea porque no succioné sangre durante una semana, pero terminé bebiendo de más. Pensar que lo haría hasta volverte incapaz de levantarte. Pero ahora estoy satisfecho, así que está bien.


Yuma (1:06): ¿Ah? ¿Por qué te estás quejando? Además, esto pasó porque usaste de forma malvada el reloj de arena. Ahora entendiste lo temible que es un hombre hambriento, ¿no? No vuelvas a hacer que me contenga. Ahora que lo pienso, ¿dónde está el reloj de arena? ¿En tu bolsillo? Ah *lo busca* ¿Qué? Solo lo estoy buscando, de todas formas no te quedan fuerzas, así que quédate tranquila. Aquí está. Hmph, así que esto fue lo que hizo que me contuviera *da vuelta el reloj y el tiempo retrocede*.


Yuma (2:16): Oh, regresamos justo al momento en el que entramos al almacén. Jaja, esta cosa en verdad es increíble. ¿Ah? ¿Por qué? ¿Te parece que es algo que pueda decir aquella que usó esto hasta el cansancio? Es para volver a la normalidad tu exhausto cuerpo. Si siguiera succionando acabarías anémica, ¿no? Sí, así es, no voy a estar satisfecho al succionar tan poco. Succionaré una y otra vez, hasta que esté satisfecho. Nada de ''eh''. Tú fuiste la que perdió. Hazme compañía hasta que se acabe la magia de este reloj de arena. A ti también te alegra, ¿no? Ya que podrás probar una y otra vez el placer de antes.


Yuma (3:21): *te acorrala* Mira, te acorralé contra la pared. Hasta ahora es igual que antes. Pero esta vez te molestaré lentamente. Tu cuerpo también ha vuelto a la normalidad, así que voy a encenderte más y succionaré en el momento en el que seas más deliciosa. Morderé tu dedo, te daré muchos estímulos desde aquí *muerde*. También en este brazo *muerde*.


Yuma (4:09): Y luego... en tu hombro *muerde*. ¿Sientes que vas a venirte solo ante unas mordidas? Pero no lo hagas todavía. Jeje, estás llena de mis mordidas. Se nota a primera vista a quién le perteneces. Además, este olor... Es bastante bueno. Mira, tus adorados colmillos, los clavaré lo más profundamente posible *muerde*.


Yuma (5:02): Oye, no armes escándalo. Ah, la sangre se está desbordando desde donde succioné, que desperdicio *lame*. También aquí *lame*. Aquí también *lame* *colapsas*. Oh... cuidado. Ahora se desmayó de una sola vez. Bueno, no puedo culparla. Ahora, una vez más. Esto no acabará hasta que esté satisfecho.



Track 6: Epílogo


Yuma: *succionando* Oh, ¿ya te quedaste sin fuerzas? Acostúmbrate de una vez. Aunque no puedo culparte, he estado succionando una y otra vez y por más que tu cuerpo vuelva a la normalidad, en tu mente estas sensaciones van aumentando. Pero ahora entiendes cómo me sentía, ¿no? No puedo resisitirme a tu sangre. Tú eres la única especial y grabaré eso en tu cuerpo hasta que estés harta de ello. Una y otra vez, hasta que lo entiendas. Por eso, démonos prisa y continuemos. Aún le queda magia al reloj de arena, así que aún podremos divertirnos.



Deluxe Editon CD [Another Story]


Yuma: Hola, ¿a dónde vas con tanta prisa? Acabamos de comer, ¿no? Relajemonos un poco más en el living. No digas eso. Si no te gusta el living, entonces podemos ir a mi habitación, vamos juntos. Siempre puedes tomar una ducha, no te preocupes por lo que diga Ruki. Jajaja, como pensé, me estás evitando, ¿no? Ja, acerté. Bueno, no puedo culparte por ser precavida, de seguro crees que si estamos juntos succionaré tu sangre, ¿no? Tampoco es como que no lo haya pensado. Yo ya sé que esto ya no funcionará contigo.


Yuma (1:08): Es por eso que ideé un plan para hoy. Sí, ¡mira esto! Es la especialidad de Ruki, un pastel de zanahoria. La otra vez te gustó mucho este pastel, ¿no? Dijiste que querías volver a comerlo y por eso le pedí que volviera a prepararlo. No se lo dije a Kou ni a Azusa, así que te lo daré todo. Ahora, si quieres comerlo tendrás que venir conmigo. ¿Qué sucede? Si no te das prisa yo me lo comeré. Parece que aún no te has decidido. No tengo de otra, entonces probaré un poco *come*.


Yuma (2:10): Este pastel en verdad es delicioso. Aunque fue hecho usando mis zanahorias, así que es normal. Tú también quieres comer, ¿no? No te contengas y ven *huyes*. ¡Ah! ¡Escapó! Maldición, pensé que esto resultaría. El plan pastel fracasó. Entonces supongo que el resto lo dejaré frente a la habitación de Kou. De seguro se lo comerá. Más importante, ahora debo seguirla. Pensar que huiría tan desesperadamente. Jeje, que divertido. Estoy ansioso por ver cuánto podrá escapar.


*en otro momento*


Yuma (3:12): *huyes* ¡Te alcancé! ¡Voy a atraparte! *lo esquivas y se cae* Ugh... No está nada mal, lograste eludirme... Aunque me digas eso, mientras más huye una presa, ¡más ganas dan de atraparla! *lo esquivas y algo se rompe* ¡Oh no! Si descubren que rompí el florero me regañarán un montón... ¡¿Qué estás diciendo?! ¡Tú eres la que debe rendirse! ¡Quédate quieta y déjame atraparte! *sonido de algo romipiéndos* Tch, fallé. Ugh... la lámpara se rompió. Esto es malo... si sigo rompiendo cosas en verdad me matarán, debería detenerme... ¡Oye escúchame! ¡Ya no te perseguiré, así que detente! *sigues corriendo*


Yuma (4:13): ¡Oye! ¡No me ignores! ¡Te dije que te detengas! Es inútil, ¿no me escucha? Maldición, está empezando a volverse molesto. ¿Cómo puedo detenerla? Además, sigue corriendo mientras destruye el pasillo, si no la detengo esto será malo *algo se rompe*. ¡Ah! No lo entiendo muy bien, ¡pero ese era un cuadro caro! *algo se rasga* ¡L-la alfombra! ¡Te dije que dejes de causar un alboroto! *te atrapa* ¡Bien, te atrapé! ¡Cálmate! ¡No te haré nada! Más importante, tenemos que darnos prisa y limpiar esto. Si él nos encuentra en verdad--. *pasos*


Yuma (5:13): Aah... eh... ¿Ruki...?


*luego*


Yuma (5:31): Ah, que calor... Oye, ya salí del baño. ¿Está dormida? Duerme profundamente y yo que por tu culpa pasé por algo horrible. Bueno, hoy la perseguí todo el día, así que no puedo culparla por dormirse del cansancio. *te da leves palmadas en la cara* Oye, si estás tan desprotegida succionaré. Oye... vamos... No despierta. Rayos, que despreocupada. ¿Acaso no cree que podría atacarla ahora? Puedo reclamar mi victoria ahora mismo. Si succiono sin dejarla descansar mientras mantengo oculto el reloj de arena podré ganar fácilmente. Pero... 


Yuma (6:39): No tiene sentido hacer eso, ya que en realidad me da igual si gano o pierdo. ¿Oh? ¿Aunque esté dormida sabe que estoy acariciando su cabeza? Luce muy relajada. Aah... que linda es, en verdad. 


Yuma (7:14): Oye, ¿lo entiendes? Si me pongo serio, aunque duermas o escapes puedo atraparte fácilmente y hacerte caer. Pensándolo fríamente es algo obvio, ya que nuestras diferencias de poder son muy grandes. Si pienso en hacerlo puedo retener tus brazos, evitar que vuelvas en el tiempo y clavarte mis colmillos. No puedes ganarme en fuerza. Pero, ¿por qué no pienso en hacerlo? Pues es porque no luces mal cuando das todo de ti. Cuando te veo esforzándote me dan ganas de jugar contigo. 


Yuma (8:20): Pero ya estoy llegando a mí límite, creo que me volverás loco. Por eso pongamosle fin a esto. Mañana, la verdadera pelea empieza durante el regreso a casa. Si te llevo al almacén de la escuela no podrán vernos y nadie nos interrumpirá. En ese momento, haré un lío contigo, así que por ahora duerme. Jeje, espero con ansias que sea mañana, cerda. Prepárate para pagarme por todas las veces que me molestaste.



SF: Debo admitir que no esperaba tener un MMB en donde la mayoría del tiempo me la psaaría riendo x’D. Me encanta como Yuma cada vez que estaba a punto de ganar el tiempo terminaba regresando atrás hasta que al final termina cobrando venganza. Debo admitir que con el deluxe CD no estoy muy segura de si es antes de la parte del almacén o si Yuma va a encerrarla de nuevo. Bueno, sea lo que sea es bueno ver que el reloj ha sido usado de forma menos trágica o tétrica comparada a los cuatro CDs anteriores (publiqué primero el de Reiji, pero recuerden que el de Yuma es el quinto)

Espero que les haya gustado la traducción, no olviden comentar qué les pareció y nos vemos en otra traducción ^^


1 comentario:

10 Reyes de la semana